El método de nombramiento de las jefaturas del SESPA. ¿Un sistema ineficiente y oscuro?

Sanidad: 

La gestión eficiente y eficaz de los recursos dedicados a la sanidad pública debe ser siempre una prioridad fundamental, y mucho más en momentos de crisis económica  como  la actual. Para conseguirlo,  consideramos fundamental la independencia  de los gestores sanitarios,  que les permitiría desarrollar al máximo su potencial sin tener que “rendir cuentas” diferentes de las que se deben exigir a cualquier gestor: Aprovechamiento máximo de los recursos, humanos y materiales puestos a su disposición, y, como consecuencia, un   aumento continuado de la calidad del servicio proporcionado a la población.

Son diversos los motivos que nos llevan a pensar que esta situación no se da en los  momentos actuales   en nuestra sanidad pública,  entre ellos:

  • El fenómeno del intrusismo profesional (a veces parece que cualquiera vale)  en la designación de directivos sanitarios.
  • La excesiva dependencia del poder político.
  • La falta de evaluación objetiva  de su rendimiento.
  • La deficiente formación.

Sobre este último punto, en España, y a diferencia de los modelos existentes en Europa, no se dispone de un sistema reglado de acceso a la formación como directivo sanitario público, lo que supone una   limitación de conocimientos que hace dudar de  la capacidad de los actuales gestores  a la hora de tomar las decisiones más adecuadas.

Si lo que queremos es una Sanidad de Calidad, desde USIPA, consideramos que deberían ser  los mejores gestores, y no los más “amigos”, los que deberían estar liderando y gestionando el cambio.

¡¡¡Y para encima ahora tenemos el tunel oscuro de donde salen los nuevos gestores: GISPASA¡¡¡¡

Este sitio web utiliza cookies propias y/o de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.
Haga Click aquí para mas informacion y ver como desactivarlas | Aceptar