Usipa Responde a la carta de los mandos intermedios del HUCA.

Sanidad: 

“HUCA en positivo”. Lo cierto es que parece un buen eslogan de campaña electoral si no fuera por el hecho de que los propios firmantes han querido desligarse políticamente hablando. Algo distinto es, obviamente, que lo hayan conseguido. Porque  llama la atención, y mucho, el momento elegido para esta declaración de intenciones.

Si en algo nuestra organización sindical está de acuerdo es que los retos hay que afrontarlos con  carácter positivo, pero sin que este positivismo nos tape los ojos y nos impida ver la realidad (algo a lo que siempre nos empujan los altos cargos). De ahí que por una parte, confirmemos y resaltemos que, a pesar de  las limitaciones de los responsables del traslado y puesta en funcionamiento de nuevo HUCA, hay que felicitar a trabajadores, dado que sin su esfuerzo, compromiso y dedicación (hecho  que  parece difícil si no hubiese un sentimiento real de pertenencia a la empresa) este hospital no hubiera estado ni estaría funcionando como lo hace pese al constante desencuentro   que se da con la dirección del mismo. Si para nosotros el problema es y ha sido siempre un problema de gestión y de dirección, difícilmente se entiende que un apoyo tan explícito al actual funcionamiento del HUCA  se le pueda considerar ajeno a toda posición política.

Otras cuestiones llamativas son aquellas relacionadas con el número de firmantes y los servicios a los que pertenece… ¿Dónde está el servicio de Anestesia? ¿Ningún radiólogo u oncólogo han querido firmar dicho documento?  (Algunos de los servicios con mayor problemática del centro). ¿Por qué un porcentaje tan alto de los implicados son Directores de Área de Unidades de Gestión? Como ya avanzan también en el documento la idea no era la de la cantidad sino la calidad de los firmantes… La conclusión parece obvia… demasiadas explicaciones o dicho de otra forma: Excusatio non petita, accusatio manifesta.

Pero por otra parte echamos de menos en este manifiesto lleno de supuesto optimismo (un optimismo que llama  no  a la crítica constructiva sino a taparse los ojos, para alegría de Consejería y Gerencia) algunas reflexiones sin las cuales resulta imposible entender las circunstancias que se dan en el nuevo HUCA...

 En relación a la zona de docencia, habría que preguntarles a los propios estudiantes, que han protagonizado verdaderas protestas en redes sociales y en el propio centro,  su opinión al respecto. Parece osado que, por muy catedrático que el firmante sea, se expongan las maravillas de la zona de docencia sin hablar de la funcionalidad de las mismas con ninguno de sus alumnos.

¿Cómo se eligen los altos cargos? Para saberlo basta con mirar la hemeroteca de La Nueva España de este año. Sentencia tras sentencia la justicia nos dice que no se cumplen ni los mínimos criterios de publicidad: ¿para qué intentar encontrar los mejores gestores? ¿con colocar a los conocidos ya basta,  o tendremos que verlo en positivo, y llegar a la conclusión que los conocidos son los mejores?

¿Quién gestiona el HUCA? Esta ya sería una pregunta que contestada con sinceridad por los responsables del mismo nos aclararía muchas cosas. ¿Lo hace Gispasa? ¿Quién forma Gispasa?, ¿qué oposición o prueba objetiva, que cumpla los criterios de  igualdad, mérito y capacidad han superado sus miembros?

¿Qué situación laboral tienen los trabajadores del HUCA? Hace 12 años que no tenemos oposiciones en la mayor parte de las categorías, lo cual supone que un alto tanto por ciento de los mismos están con contratados precariamente. ¿Por qué no se cubren las jubilaciones? ¿Por qué el SESPA le tiene alergia a las oposiciones? ¿Por qué nuestros residentes huyen del hospital en el que se han formado y vemos constantemente plazas desiertas en las convocatorias?

¿Qué han hecho los mandos intermedios para mejorar la situación que está aconteciendo en el HUCA? Básicamente loar y reproducir las alabanzas de la Consejería sobre la maravillosa infraestructura del nuevo HUCA obviando la inmensa cantidad de denuncias presentadas (y aún sin resolver) en la Inspección de Trabajo sobre las condiciones laborales de los trabajadores del mismo.

Sí, nosotros también querríamos verlo todo de color de rosa, también nos gustaría pensar que estamos en un barco que está bien dirigido, y que por tanto nuestros esfuerzos van a merecer la pena. Pero sentimos diferir del escrito de los “mandos intermedios”: el voluntarismo a lo Julián Marías vale de muy poco cuando las cosas se hacen mal desde antes de colocar la primera piedra de este hospital.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y/o de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.
Haga Click aquí para mas informacion y ver como desactivarlas | Aceptar